Smiling Rentals

Descubre Hondarribia
About Us

Smiling Rentals nace en Hondarribia en el año 2016 con el objetivo de dar respuesta a una nueva forma de viajar, a unas nuevas necesidades de los viajeros: un contacto más cercano con la gente local y una mayor flexibilidad en el uso del alojamiento.

 

Smiling Rentals pone a su disposición el servicio de alquiler de viviendas totalmente equipadas y amuebladas (incluida la ropa de cama y de baño) y una amplia gama de servicios extra, para que te sientas como en casa y tengas acceso a unos servicios adicionales que realmente le dan un plus a tu estancia.

 

Nuestro equipo de profesionales está formado por:  personal de administración (gestión de reservas, seguimiento de clientes y gestión administrativa), personal de mantenimiento (mantenimiento, coordinación de gremios y decoración) y personal dedicado al cuidado de viviendas y personas (limpieza y babysitters).

 

Preparamos las viviendas con mimo y esmero, te damos las mejores recomendaciones locales y estamos siempre disponibles para resolver tus dudas. Desde que contactas con nosotros, hasta que haces el check out.

 

Nuestro objetivo es que disfrutes lo máximo posible de tu estancia. Bienvenido, ongi etorri! 

HONDARRIBIA

 

Hondarribia es definitivamente uno de los pueblos más bonitos del País Vasco – aunque oficialmente tiene el título de “ciudad”, que se le otorgó en el siglo XVII tras vencer varias batallas contra los franceses – y un lugar de visita obligada. Si decides visitar solamente un pueblo en el País Vasco, debería ser probablemente éste. Hondarribia (Fuenterrabía en español) es un colorido pueblo pesquero rico tanto en arquitectura como en gastronomía. Todo un placer para los ojos y para el estómago.

 

 

  • La Parte Vieja. Alde Zaharra. Caminar por las empedradas calles del recinto amurallado es uno de los placeres que ofrece la Ciudad. Percibir el silencio, las calles angostas, los edificios y los principales monumentos le aguardan. Reserve un momento, bien por la mañana como al atardecer. Y finalice el paseo en alguna de las terrazas, en la Plaza de Armas o en la del Obispo.

 

  • Puerta de Santa María. Es una de las dos entradas principales que tenía la Ciudad. Esta se componía de diversos elementos, como puente levadizo, cuerpos de guardia y hasta capilla. Sólo queda este sencillo arco que en su parte interna aún conserva los goznes de la puerta. Sobre el arco, destaca el escudo de la Ciudad, del año 1694. A la izquierda, el Cubo de Santa María del siglo XVI.

 

  • Calle Mayor. Sobresalen los aleros de sus casas, unos dobles y otros sencillos, con los canecillos tallados, balcones de hierro forjado y escudos. Obsérvense las casas nº 26, 24 y 22. Casa Consistorial, nº 20, de estillo barroco (1735); la Casa de Casadevante, nº 5, donde se negociaron los términos de la tregua del Sitio de 1638; la Casa Zuloaga, nº 8, solar del conde de Torre-Alta, donde se ubican el Archivo Histórico y la Biblioteca Municipal; Casa Iriarte (entrada por la calle Tiendas nº 2) llamativa por el entramado de sus fachadas, los modillones en madera y sus vigas. La Casa Ladrón de Guevara, nº 2, cuya fachada es de ladrillo azul vitrificado, única en su estilo.

 

  • Iglesia Parroquial. Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción y del Manzano, construida sobre los fragmentos de antiguas murallas y en sustitución de un iglesia románica anterior. De estilo gótico con añadidos renancentistas. Obra de los siglos XV y XVI. El campanario, barroco, del siglo XVIII es obra de Francisco de Ibero. En lado norte se halla la parte más antigua del templo, de fino estilo gótico, con hermosa portada de arco conopial. A la izquierda se encuentra el primitivo escudo de la Ciudad. Siguiendo el paseo, se llega a la Brecha (Avenida de Javier Ugarte) desde donde se contempla una bellísima vista de la Bahía de Txingudi. A la espalda las habitaciones del Parador que corresponden a las antiguas habitaciones del palacio-castillo. Al lado y hasta la carretera inferior, los restos del Baluarte de Santiago (siglo XVI).

 

  • Plaza de Armas. Servía a la guarnición para el ejercicio de las armas y la Ciudad para proclamaciones, recepciones, corridas de toros y otros festejos populares.

 

  • Castillo de Carlos V. Su primitiva construcción se atribuye a Sancho Abarca de Navarra, su ampliación y fortificación en 1190 a otro rey navarro, Sancho el Sabio. La sobria fachada corresponde a la época de Carlos V. Era a la vez castillo y palacio. Contaba con seis plantas para aposento de las tropas, almacenes, depósito de munición y pólvora, calabozos y caballerizas. En 1968 se habilitó como Parador de Turismo.

 

  • Playa / Puerto deportivo

 

  • Jaizkibel